El hombre de Livorno

Era de noche, el silencio imperaba de una manera distinta, sin embargo, si prestabas atención alcanzabas a escuchar respiros entrecortados, casi sollozos, casi lamentos, pero de una manera amplia, difuminada, entremezclada con la nada que compone el sin ruido definido que es el silencio.